No soy raro. Soy distinto a los demás

Los fines de semana en casa son puro relax de horario. Salvo que haya alguna competición de judo, rítmica, fútbol… Los despertares pueden llegar a ser a las 11 de la mañana, Los desayunos se transforman en brunch y las comidas enlazan con la merienda-cena facilmente.
Pero a veces mi hijo se despierta a una hora «socialmente aceptada» y compartimos un desayuno a una hora que el universo fuera de nuestro hogar considera «normal».
Uno de esos días estábamos ahí los dos, en la cocina, con nuestro desayuno, hablando de nuestras cositas y mi hijo me cuenta que a veces, al despertarse, le tiembla el ojo por arriba. Mi respuesta automáticamente fue decirle qua sería por abajo y que eso es «normal». Él me corrigió diciendo que sabe perfectamente donde le tiembla SU ojo y me señaló el sitio. Mi respuesta, también automática, fue «mira que eres raro». Pero la cosa no terminó ahí, porque mi hijo con 9 años me miró seriamente y me respondió «no soy raro mamá, en todo caso soy diferente a los demás».

Y fue en  ese momento donde me quede petrificada, con una sonrisa enorme – de esas para las que no te alcanza la cara – y un corazón tan ancho de orgullo qué parecia qué se me iba a salir.

Me dio Una leccion tan grande. Ahí, en un momento, en nuestra cocina, con nuestro horario anormal.

«NO SOY RARO, SOY DIFERENTE» me dijo. Con la naturalidad y simpleza que solo alguien que lo ha entendido todo, puede tener.

Qué facil es catalogarnos Como «raros» cada vez que somos diferentes. Y qué dificil es ver lo obvio: SOMOS DIFERENTES. Porque como me decía mi madre «somos únicos e irrepetibles». Y eso hace a la riqueza humana. Y ese es el reto: aprender y respetar la diferencia.

Asique recordar, cada vez qué algo se sale de la norma, NO es RARO, es DIFERENTE.

Esta anécdota, que me hizo reflexionar y que os aocmparto hoy, es autoría completa de mi hijo. Un pequeño de 9 años que nos enseña cada día y nos devuelve el reflejo constantemente.

Post Relacionados

DifcultdeseN al lEctuar

DifcultdeseN al lEctuar

En el post anterior hablábamos de los prerrequisitos necesarios para introducir la lectura en los niños. Hablábamos de neurodesarrollo y las...

¿Cómo aprendemos a leer?

¿Cómo aprendemos a leer?

Cuando nuestros hijos empiezan tercero de infantil, parece que a los padres nos encienden el interruptor de “aceleración de procesos cognitivos”. Y...